x

Película Aballay



La Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, que dirige Juan José Campanella (ganador de un Oscar por El Secreto de sus Ojos), eligió al film “Aballay, el hombre sin miedo” de Fernando Spiner para representar a ese país en la preselección para los Premios de la Academia.

Aballay, el hombre sin miedo” fue la película ganadora del Premio Moviecity a la Mejor película Argentina en competencia, en la edición 25º del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, realizada en esa ciudad argentina en 2010.

La selección de “Aballay, el hombre sin Miedo” para representar a la Argentina pasó por una fuerte competencia ya que no partía como favorita. Las dos principales candidatas este año eran “Un cuento chino”, de Sebastián Borensztein, con Ricardo Darín y Muriel Santa Ana y “El estudiante”, de Santiago Mitre.



Poster película argentina Aballay, el hombre sin miedo

Sinopsis película Aballay

Aballay era un gaucho mal llevado, resentido, ladrón, asesino. Pero a veces la imagen que devuelve un espejo hace que una persona se replantee toda su vida. En el caso de Aballay, ese espejo fue la mirada de un niño. Luego de matar salvajemente a un hombre, la mirada aterrorizada del hijo de su víctima le dio conciencia de su salvajismo, de su falta de humanidad. Y ese golpe llenó a Aballay de confusión, de horror por sí mismo. En ese estado, Aballay oyó hablar de los estilitas. Gente que, para alejarse de la tierra en que ha pecado, y acercarse a Dios, decidía hacer una particular penitencia: subirse a una columna, y no volver a bajarse de ahí por el resto de su vida. En el campo argentino del 1900 no había columnas. Entonces Aballay decidió no volver a bajar de su caballo. Pasan los años. Aballay cumple su promesa. No toca el suelo. No vuelve a asesinar, ni a robar. Hace rigurosa su penitencia. La gente empieza a hablar de “El Pobre”, de “El hombre-caballo”, y su imagen empieza a tomar ribetes legendarios. Se convierte, ante la mirada de la gente, en una especie de santo. Pero la mirada de ese niño no lo abandona, y él sabe que en cualquier momento lo va a buscar. Y lo va a encontrar.



Trailer película Aballay